Día Mundial del Asma

Este 3 de mayo se conmemora un nuevo Día Mundial del Asma, una jornada de reflexión para poner a la vista una enfermedad crónica que parece estar cerca de todos, principalmente de aquellos que incurren en ciertas prácticas nocivas de la salud respiratoria.

En contexto del Día, el Ministerio de Salud de la Nación informó que la enfermedad es crónica de las vías respiratorias, y puede afectar a personas de todas las edades, aunque es más frecuente en niños y personas con antecedentes personales o familiares de alergia.

El asma se genera por una inflamación bronquial que aumenta la producción de moco, generando una respuesta exagerada a ciertas situaciones consideradas “factores desencadenantes”, entre las que se encuentran infecciones respiratorias virales, humo del tabaco, exposición a irritantes ambientales, cambios climáticos, ejercicio, estrés emocional, sustancias que desencadenan procesos alérgicos, medicamentos, factores hormonales y reflujo gastroesofágico. Entre los principales síntomas, se encuentran la sensación de pecho cerrado u oprimido, dificultad respiratoria y/o tos o silbidos en el pecho

El diagnóstico, además de la presencia de los síntomas mencionados, se completa con una función pulmonar como espirometría (mide capacidad pulmonar). El asma mal controlada da lugar al desarrollo de “crisis asmáticas”, que pueden requerir internación o comprometer la vida de las personas.

Un tratamiento preventivo de la enfermedad incluye acciones anticipadas y medicamentos de uso diario en caso de estar indicados, en tanto que un tratamiento “de rescate”, es la medicación indicada cuando los síntomas empeoran. Para un buen manejo de la enfermedad, es importante dejar de fumar, conocer los factores desencadenantes, los síntomas y maneras de controlarlos, uso correcto de inhaladores, vacunarse para la gripe y neumonía, y reconocer cuándo consultar por guardia médica.

error: Este contenido está protegido.