Jorge Messi llegó a Barcelona y rompió el silencio sobre el futuro de su hijo

El padre del capitán argentino arribó a Barcelona, donde se reunirá con el presidente del club catalán, Josep María Bartomeu, para definir los pormenores de su salida.
Después de mucha incertidumbre y varios rumores sobre su paradero, finalmente Jorge Messi llegó en las últimas horas a España para reunirse con el presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, con el objetivo de definir el futuro inmediato de su hijo Lionel.

El padre del astro argentino viajó desde Rosario luego de arribar procedente de Estados Unidos y llegó a la Ciudad Condal con un único objetivo: arreglar las mejores condiciones posibles para la salida de Messi del Barcelona, luego de que el argentino le manifestara al club sus intenciones de abandonar el club después de 20 años.

“Está difícil”, atinó a decir el padre y representante de Messi, consultado por Deportes Cuatro sobre la situación del rosarino con el club catalán.

Pero además, Jorge Messi negó haber tenido contacto con Josep Guardiola para llevar a su hijo al Manchester City, uno de los rumores más fuertes que surgió desde el momento mismo en que se conoció la noticia del burofax que envió el jugador al Barcelona.

“No hablé con nadie”, confirmó el padre del jugador de 33 años, que intentará negociar con Bartomeu una salida lo más “protocolar” posible.

El club recordó que el máximo goleador de la historia del Barcelona tiene contrato vigente hasta junio de 2021– podía rescindirlo ante del 10 de junio de este año y no lo hizo- y que si su intención es dejar la entidad debe efectuar el pago de su cláusula de rescisión de 700 millones de euros.

Los abogados de Messi entienden que debido a la crisis del coronavirus la temporada culminó más tarde, con lo que el contrato seguía vigente, y aplicando el espíritu de la norma, la estrella del Barcelona expresó su voluntad de irse diez días después de que culminaran las competiciones, un plano normal.

Por su parte, Bartomeu todavía no da por perdido al capitán y emblema culé y pretende ofrecerle una renovación hasta el mundial de Qatar de 2022.

Pero más allá de la disputa contractual, Messi, de 33 años, tomó la decisión de irse del club de toda su vida, rompiendo una relación de 20 años, con lo que ahora su padre tiene que negociar que el divorcio sea pacífico y no termine en una cruenta batalla judicial.

Asimismo, las posibilidades de que el astro argentino pueda recalar en el City, el club que se perfila como el favorito y uno de los pocos con posibilidades de hacer una oferta, depende en buena parte de que pueda salir gratis o con un acuerdo.

error: Este contenido está protegido.